2 - Banner

Olvidando las montañas, en el Táchira también se disfruta de clima caluroso por extensas llanuras en donde se han levantado varios poblados pertenecientes al municipio Libertador teniendo por capital Abejales. En esta puerta de los llanos occidentales distante a 142 km de San Cristóbal y 68 km de Barinas se puede aprovechar del recurso hídrico que vierte sus aguas a la vena central de Venezuela: el río Orinoco.

Puede decirse que este municipio se fue habitando principalmente por familias desalojadas de Potosí, pueblo sumergido bajo las aguas para la construcción del Complejo Hidroeléctrico Uribante – Caparo (I Fase, presa La Honda). Igualmente poco a poco fueron llegando personas de los llanos entre Apure y Barinas, en donde el río Caparo influyó para que estas personas iniciaran prácticas agrícolas (con caña de azúcar, arroz, cacao) y pesca artesanal. Lo anterior es historia, pues algunas actividades económicas han decaído; sin embargo, estas tierras llaneras del Táchira poseen increíbles paisajes y zonas de aprovechamiento turístico en sus casi 1.139 km2 de superficie. En definitiva, el municipio Libertador con sus 4 parroquias y 9 aldeas merece ser visitado.

Abandonando San Rafael del Piñal, capital del municipio Fernández Feo, inicia el recorrido por la carretera del Llano [Troncal 05]. Al pasar por encima del puente del río Doradas se continúa por un tramo que bordea el pequeño cerro Ayarí, y en donde se forma la recta de Ayarí (por esta vía se recuerda el  Club Turístico y Deportivo «La Sorpresa»). Después, en caño El Tigre se consigue en el canal izquierdo el sector de Piscurí, primer poblado del municipio Libertador. Luego a pocos minutos la Hacienda «Bella Vista». El paisaje llanero comienza a bordear la vía principal, y el calor puede molestar en ocasiones. Todo indica la aproximación a la primera parroquia.

San Joaquin de NavayZonas verdes por San Joaquín de Navay

Al dejar atrás Las Coloradas, el Kilómetro 10, y Palmichal se halla a la izquierda la entrada a la parroquia de San Joaquín de Navay. Lo primero en avistarse es la Hacienda «Campo Alegre» en la (1) aldea Campo Alegre. Luego si propiamente San Joaquín de Navay, pueblo poco visitado, ya que solamente pasan por allí en ruta alternativa quienes deciden ir a Pregonero. “Y quién no recuerda este pueblo rodeado de personas únicas y atardeceres comiendo cachamas con yuca, arepitas de maíz, esas tazas de café recién tostado“. San Joaquín de Navay, «Nuestro Pueblo».

Como dato impresionante, puede decirse que  se ha detectado la presencia de Uranio en San Joaquín de Navay (yacimiento) :

La importancia de la zona de Navay está documentada. En 2007, durante elIX Congreso de Geología de Venezuela, Jean Pasquali, profesor de la UCV y ex director del extinto Consejo Nacional para el Desarrollo de la Industria Nuclear, y Ramón Sifontes, investigador del Instituto de Ciencias de la Tierra de la UCV, presentaron el trabajo Exploración de Uranio en Venezuela. En el apartado dedicado a los Andes, indican que entre las numerosas anomalías uraníferas localizadas, se menciona la que está asociada a las capas de areniscas y limolitas fosfáticas del estado Táchira, específicamente en el área denominada Miembro Quevedo de la Formación Navay.

Laura Helena Castillo / Fabiola Zerpa. El Nacional

Al abandonar el poblado y continuando la carretera a Pregonero aparece la Finca «Las Palmas» y dos aldeas del municipio Libertador: (2) aldea El Vegón y (3) aldea Palmarito en el conjunto montañoso cuchilla de Navay – cerro Pedernales – pico de Navay. De regreso a la vía en la Troncal 05 aparecerá la (4) aldea Las Coloradas. Por este pedazo de carretera se recuerda el bus cama de «Expresos Occidente» que se volcó en 2017 dejando lesionados a tres pasajeros… Después, a corta distancia, se halla el caserío Portachuelo para luego conseguirse con la segunda parroquia del municipio Libertador.

El Milagro del Doradas

Una pasarela poco utilizada parece ser el portal de entrada a la parroquia Doradas. Los campos verdes desaparecen levemente, la vía principal se adorna con las fachadas de kioscos y puestos de víveres en El Milagro. No parece haber plaza central solo algunas calles pavimentadas y otras de tierra que se trazan paralelas a la vía principal; quizás el tramo más importante es por la Hacienda «La Abundancia», en donde inicia la conexión con los sectores de La Macagua y Macagual del estado Barinas. Las estructuras más importantes son la Escuela Básica «Pedro Alejandro Sánchez» y la capilla del Milagro.

Todo indica que hay poco atractivo turístico por esta zona incluso debido a los rumores luego confirmados acerca de que hubo presencia de guerrilla colombiana (Ejército de Liberación Nacional) cerca del año 2000.

Fernando Avila, Sofía León, y Elizabeth Niño Ascanio utilizando de referencia el informe «Presencia de organizaciones subversivas colombianas en la zona fronteriza venezolana» (1999) de la Dirección General de los Servicios de Inteligencia y Prevención (DISIP), en su libro: «La frontera caliente entre Colombia y Venezuela» (2013) expresan:

Según el informe, el ELN tendría siete cuadrillas en la frontera a cargo de los frentes de guerra norte y oriental, los cuales han logrado el control social ya sea por simpatía o intimidación… Los frentes del ELN operaban en cinco estados, incluyendo Táchira, donde hacían presencia en El Jordán, Abejales, Puerto Nuevo, La Pedrera, El Milagro, San Joaquin de Navay, Kilómetro 22, Sacramento, Coloradas, Yarí, San Lorenzo, Naranjales, Puerto Teteo, Isla Betancourt, y El Piñal en la zona sur del estado.

Olvidando el asunto, al continuar de nuevo en [05] se consigue el desvío a Caño Arenoso y La Cañada, se recorren las inmediaciones de la Hacienda «La Reforma» y la Hacienda «La Victoria» hasta llegar a Campo Delirio. En otro par de kilómetros se puede ir hacia El Cambur o al Estero. Muy cerca la (5) aldea Km 22, y luego los sectores El Veintitrés y El Veintisiete hasta llegar al Punto de Control Fijo «La Pedrera». Allí se observan algunos comercios en los alrededores de las estaciones de servicio de gasolina.

Desde la Pedrera se abren dos ejes carreteros, hacia la izquierda, (I) la capital del municipio Libertador; y hacia la derecha, (II) los últimos territorios del Táchira limitados por el río Caparo. Tomando rumbo para (I) Abejales, varias lomas de pastizales se dibujan en ambos extremos de la vía. Al pasar el río Navay, solo dos diminutos sectores: Las Vegas y Los Pensamientos, junto a un pequeño atajo a la Hacienda «La Blanquita» con destino a otras fincas cercanas al río. Después de varios minutos en carretera, a la izquierda, aparecerá la entrada de Abejales.

Iglesia San Miguel Arcángel

Los llanos Abejales del Libertador

Al margen izquierdo, se halla la entrada al camposanto del pueblo ubicado en una pequeña loma a casi 300 m.s.n.m., en donde se ha denominado un mirador turístico: Monumento La Cruz del Cementerio. Hacia el frente la [Y] en donde se instaló la Casa de la Cultura «Maximina Carrero», que también ha sido sede de la Unidad Educativa «Elí Gerardo Medina Sánchez».

Al fin se consigue el casco central de Abejales, pueblo tranquilo marcado por dos vías principales, en donde el comercio se evidencia en las fachadas de algunas casas. La plaza mayor semicircular posee en su centro como de costumbre el busto del “Libertador” Simón Bolívar; mientras que, la iglesia San Miguel Arcángel, luce una arquitectura moderna. De este templo parroquial se recuerda su origen gracias al Decreto de Mons. Alejandro Fernández Feo-Tinoco (24 de agosto de 1960) teniendo como fundador al Mons. José Abad Buitrago. En las instalaciones se menciona el pequeño mural de Ciro Rivas de 1997 contemplándose la entrada principal del pueblo con la protección del Arcángel San Miguel.

Por el mes del santo patrono se ha realizado la Feria Agropecuaria de Abejales (del 24 al 27 de septiembre). La mayoría de actividades son presentadas en la manga de coleo «Antonio Aleta»

Entre la plaza Bolívar de Abejales y el templo parroquial desde el 2001 gracias a la iniciativa de Ramón Alí Bueno Jr., se llegó a realizar el «encuentro de la navidad en familia». Ahí todas los habitantes de Abejales han acudido para compartir sus alimentos y esperar la llegada del mes de diciembre con el sonido de campanas y las luces de los fuegos artificiales.

Hablar del nombre, origen y fecha de fundación de Abejales puede conocerse gracias a Efren Ontiveros, cronista municipal en 2016. En cuanto al nombre, según Ontiveros, se empieza a llamar “Abejales” después de algunos trazados de carretera, pues el ingeniero de obras públicas Manuel Villanueva observó varios enjambres de gran tamaño en las ramas de los árboles utilizados para la construcción de los campamentos. Abejales, no es solo un nombre, ya que la apicultura como actividad económica se ha fortalecido incluso formándose la Asociación de Apicultores Conservacionistas (APICOVEN).

Mientras, a través de varios documentos históricos, el origen y fundación de Abejales inicia con el legado indígena. Después, se establecen las siguientes fechas, 1757, por José de Iturriaga; 1782, en otro archivo histórico; 1846, al crearse la parroquia San Antonio de Caparo, del Cantón La Grita; y 1950, al registrarse el caserío Abejales, muncipio San Antonio de Caparo, Distrito Uribante. A pesar de los anteriores datos, dos años predominan en la fundación del pueblo: 1935, en documento geográfico, y 1933, según la tradición oral, siendo esta última la más referenciada. Exactamente se conoce entonces el 05 de agosto de 1933 como la fecha de fundación del pueblo de Abejales, nombrándose de fundador a Emeterio Ochoa. Entre otros de sus primeros pobladores se mencionan: -Agripina Mora, Jacob de Molina, José y Leocadia de Ramírez, Ignacio Moreno, Manuel Contreras, Pedro Contreras, Pedro y Florinda de Ramírez, y Timoteo Zambrano-.

Para continuar el recorrido, desde Abejales se puede ir a otras aldeas ubicadas en dirección a los antiguos caminos de recuas hacia La Fundación y Pregonero. Tomando de referencia la vía principal en la iglesia y siguiendo su dirección norte se conseguirá la carretera con pocas casas. Después de varios metros aparece una [Y]. A la izquierda; los terrenos de la Hacienda «La Culebra» con dirección a Los Monos; a la derecha, la dirección a seguir. Por allí se ubica una de la sedes de la Universidad Nacional Experimental de los Llanos Occidentales «Ezequiel Zamora», y más adelante la (6) aldea Los Bancos.

Luego, otra [Y] en la vía cercana al sector Campo Alegre. Por la izquierda, se puede tomar rumbo a la (7) aldea La Polvorosa. Desde ahí se puede visitar un extremo del embalse Camburito – Caparo por la presa Borde Seco, zona perteneciente al Parque Nacional Tapo – Caparo. Se puede preguntar por la cascada La Batea, la quebrada La Pita y otros balnearios del río Camburito. En La Polvorosa también se comenta el relato de María La Gorda (borda):

Una mujer que llegó a La Polvorosa, por el año 1.860, procedente de las altas montañas andinas, de raza criolla mestiza, de larga cabellera negra, quien frente a su esposo el cacique Sanabria y sus hijos, se lanzó a las aguas del Río Camburito y al salir se transformó en caimán. Este fue el inicio del encantamiento de María la Gorda y su familia… Efrén Sánchez, (2007).

También debe hacerse mención a la tradición oral con leyendas como «El Callejón del Diablo» y «El Patio de los Negritos». Igualmente, los apodos de habitantes en el pueblo: familia Carrero, “Los Tajos de Yuca”; familia Contreras, “Los Costillones”; familia Ramírez Roa, “Los Chivos”; familia Pineda, “Los 7 Pajaros”; familia Pereira, “Los Faros”; familia Zambrano, “Los Hueveros”; familia Ríos, “Los Polleros”; sin olvidar a Benjamín, “Canario”; a Elena, “Michelena”; a José Miguel Chávez, “Pinocho”, y a Juan Luis Contreras, “Águila”.

De vuelta a la [Y], hacia la derecha, se puede ir al poblado de Santa María de Caparo. En el recorrido se recuerda el puente tricolor que une los estados andinos de Táchira y Mérida. A partir de allí se consiguen otros sectores. Brevemente, el río Tucupido, con su pequeño sector y unos pozos para darse el chapuzón; más adelante otros barrios hasta llegar un semáforo indicando la llegada a Santa María de Caparo, capital del municipio Padre Noguera. Allí se puede tomar hospedaje en la Posada «Los Fundadores de Caparo».

Popularmente a este pueblo se le conoció como Guayanito. Allí tres lugares se pueden visitar: el pequeño puerto fluvial del río Caparo, llamado anteriormente río Sioca; el embalse La Vueltosa, por la Central Hidroeléctrica Fabricio Ojeda (presa La Vueltosa); y cerca de la aldea La Florida, el embalse compensador aguas abajo de la Central Hidroeléctrica (presa La Vueltosa), construido por la empresa VINCCLER desde 2008. En el vinccler se contemplan atardeceres con hermosos paisajes de esteros, se puede pescar y darse un baño, con la precaución correspondiente. Si ha de seguirse la carretera de tierra, se podrá llegar a Punta de Piedras y sus rutas turísticas de rafting. Lo anterior es otra ruta con historia en Santa Bárbara, estado Barinas; por lo que, solo queda regresar a La Pedrera para conocer las últimas tierras del Táchira vía el llano.

Ya en la Pedrera, hacia el canal derecho [Troncal 19] se puede visitar (II) El Cantón, y varios sectores delimitados por los márgenes del río Piscurí y río Navay (caño Bobo) como Aguanta Callado, Finca «La Fortuna», Hacienda «Campo Esmeralda», Guaimaral, y Hacienda «María Auxiliadora». En la vía también se encuentra la (8) aldea San Antonio de Caparo, sede de la Estación Experimental de Piscicultura de la Universidad Nacional Experimental del Táchira para estudios de peces de aguas tropicales.

El Milagro

El Puerto Nuevo de Emeterio Ochoa

Puerto Nuevo es el último poblado por conocer, es la capital de la parroquia Emeterio Ochoa, llamada así en homenaje al ya mencionado fundador de Abejales y servicial ganadero Don Emeterio Ochoa, quien fue oriundo de Laguna de García, municipio Uribante. En Puerto Nuevo poca información turística se ha obtenido, allí se alza la capilla de la Virgen del Carmen. Este pueblo lamentablemente solo se ha reconocido debido a las 5 muertes y enfermos por brote epidemiológico ocurrido en abril de 2018 cuando habitantes del barrio 8 de Febrero ingirieron frutas contaminadas con heces de chipo, transmisor del Mal de Chagas. Quizás el suceso sea razón para que pocas personas visiten la zona; sin embargo, el potencial agro turístico debe ser estudiado.

Al dejar Puerto Nuevo, solo queda pasar por el sector El Remolino, el Fundo Las Toninas hasta llegar a la última aldea del municipio Libertador, (9) aldea Campo Barinas. Por toda esta zona la pesca artesanal cobra vida gracias a la fauna fluvial existente -bagre rayado, brama brama (palometa), busco o curito, cachama, cascarrón, coporo, tumame, entre otros-.

Así termina el recorrido por el sur oriente del Táchira en el municipio Libertador, creado el 28 de agosto de 1972. Acerca de otros datos de interés se puede decir que estas tierras calurosas están delimitadas mayormente por el río Caparo [khapaykuy], termino indígena que significa «cabalgar», según el cronista Ontiveros. Sin duda el recurso hídrico es el más importante por esta zona gracias a la posible navegación en los ríos ya mencionados (Camburito, Caparo, Navay, Piscurí) así como los cuerpos de agua embalsados, caños, y quebradas. Solo queda regresar a la ciudad de la cordialidad o empezar a conocer poblados del municipio Ezequiel Zamora en el estado Barinas.

RETRATO VIAJERO RETRATO VIAJERO

Septiembre, 2018. Casa de la señora Carmen, Santa María de Caparo (Guayanito).

Anuncios